Carretera perdida (1997)

Estoy en un restorán esperando a la llegada de los comensales. Pongo en el Ipod una vez más “Carretera Perdida” (1997) de David Lynch. Un Thriller psicológico, con toques de cine negro y unas cuantas pizcas de surrealismo.

Empieza la película y al mismo tiempo llegan algunas personas que se sientan sin decir nada. Me aburro profundamente. No lo puedo negar pero si reducirlo.

Veo que Fred Medison (Bill Pullman), desconcertado, fuma. El portero suena, y se escuchara claramente “Dick Laurent esta muerto”. En un plano general donde se muestra el frente de la casa, varias ventanas pequeñas, alargadas y una grande en una esquina, como si fuera un pez encerrado en una pecera, donde esta él mirando a su puerta. Se puede ver un espacio muy opresivo.

El primer paso para el desconcierto del espectador, esta cumplido.

El matrimonio conformado por Fred y Renée (Patricia Arquette) es un estereotipo; él es el músico apasionado por el jazz y ella es la musa vampireza con toques de pin-up.

Una cinta llega a casa, se ve un acercamiento a la puerta de entrada, el silencio reina y perturba. Recuerdos que surgen… Renée con otro hombre mientras que Fred toca el saxo furiosamente. La incertidumbre hace mella en él que intentan hacer el amor con una actuación fallida. Los dos solos con su alma.

Un sueño de muerte.

Esta película es la nota en una melodía de free jazz, después de ella puede pasar cualquier cosa. Por ser una película de Lynch, como el mismo explica, hace cosas para que la gente piense y también se quede pensando.

Fred un día recibe otra cinta donde su esposa es brutalmente asesinada, y así es, bien muerta esta. Después de la acusación es encarcelado pero sufre una “transformación” donde aparece Pete Dayton (Balthazar Getty) que desapareció hace años atrás. Por esto mismo lo liberan para seguir con su vida de mecánico, mientras que desconocen el paradero del protagonista que ya no lo es más.

Las distintas escenas son como diferentes generadores de ideas, recorriendo las imágenes en forma circular (esta no sería la primera vez), "Carretera Perdida" incurre en un efecto hipnótico con su historia y sus personajes, aparte de una dirección surrealista que desdobla la trama y pone en jaque la mente del espectador.

4 Anteojudos diferentes!:

Jirafas dijo...

jaja,
creo que ya sé de dónde viene la confusión: no es el nombre, sino la persona. yo soy fede, pero no el fede que vos decis. ese otro fede -en el caso de que sea ese fede- tuvo un paso fugaz por las jirafas. ahora tiene su propio espacio en http://galaxiaprometida.blogspot.com/

allí lo podrás encontrar seguro.

de todos modos, tu blog está masa, asi que seguiré pasando por aquí

un beso

el otro fede

f. quásar dijo...

claro, me imagine que me confundia con el compañero fede de jirafas. No no, yo soy otro fede. Ineludiblemente todos los federicos tenemos cosas en común, como todos los días lunes.

Ta bueno el blog amg, esa foto de los pajaritos arriba del poste de luz, de donde la sacaste?

y ese párrafo de lewis carrol es extraordinario.

Abrazo!

el no otro fede

Intrínseco dijo...

Carretera perdida es un estímulo mental alucinante. Produce exactamente lo que más me gusta del cine: que las imágenes creen diferentes pensamientos.
Lynch cuenta que la idea de la película surgió cuando alguien llamó por teléfono a su casa y le dijo: "Dick Laurent está muerto", e inmediatamente cortó. Nunca supo de dónde provino esa llamada ni quién era en realidad Dick Laurent. Pero lo que sí se sabe es que Carretera Perdida fue el magnífico resultado que desencadenó ese suceso extraño. Un dato más: Dick Laurent + David Lynch= DL.

Juli Monster dijo...

Que miedo me da carretera perdida, es como si algo malo fuera a ocurrir todo el tiempo, pero jamás pasa...
Hay un ritmo, algo circular y también, por supuesto algo hipnótico.
Muy buen dato sobre como surgió esta obra de arte...
Amo esta película, le puedo ver mil veces y le encuentro nuevos significados, es como vos decis: un gran estimulo visual.