“El arte originario: diversidad y memoria” se llama esta nueva exposición en el pabellón de planta baja en el Museo Nacional de Bellas Artes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Esta muestra explora la diversidad de objetos con una nueva mirada, como se puede ver en la instalación de las piezas. El periodo en que estará vigente será desde mayo hasta el 5 de julio, donde si se tiene gran éxito quizás la prolonguen aun más en el tiempo.

El museo aloja miles de obras, por donde, antes de entrar a este pabellón, situado al fondo del recinto, podemos pasar por varios autores reconocidos como: Monet, Degas, entre otras grandes de la pintura.

Este arte originario, tan discutido en los 60s y revalorizado con los escritos del arqueólogo Alberto Rex González, se puede ver de todo, desde grandes rocas con relieves hasta vasos antropomorfos.

Al entrar al predio, uno lo ve definitivamente oscuro, con un clima de “caverna”, observa sus paredes que son negras con pequeños centros lumínicos puntuales, que algunas veces, resaltan una obra pero se pierden otras.

No esta todo concentrado en una sola cultura, sino que nos podemos encontrar con varias, alguna de ellas son: La cultura Cienaga, Aguada , Condorhuasi. Como esta plantea en los primeros tres mapas con diferentes linajes del NOA que vemos en la entrada, situados en frente a un video donde se ven los indios y sus rituales.

Resulta interesante la interactividad entre las piezas y lo audiovisual, uno sostiene al otro pero sin interferirlo.Las pantallas puestas a disposición del espectador están continuamente repitiéndose para que todo el mundo pueda disfrutar de ellas.

También otro apoyo importante en la sala, son los textos en las paredes que explican situaciones muy puntuales de la época. Algunos grabados sacados de antiguos libros dan sustento a esto mostrándonos otra faceta que podríamos desconocer.

Otro soporte que se puede apreciar son los auriculares para las personas no videntes, que tienen pequeños asientos para que todos puedan disfrutar de este recorrido por un período que alguna vez estuvo al margen del arte.

En el contenido de esta exhibición tenemos que destacar partes fundamentales; la primera esta compuesta por piedras, discos y algunos elementos para cortar que usaban estas tribus. Los discos y piedras están situados a unos pocos centímetros del piso o varios en una sola pared. En cuanto a los elementos cortantes, podemos ver que algunas de estas hachas son de diseños muy modernos y similares a los de nuestra época, aunque otras un tanto estrafalarias y con muchos dientes, serian una variedad de sierra pero de la fase antigua.

Cuando seguimos podemos encontrar botellas, morteros y vasijas zoomórficas, que son las poseen alguna forma animal. De alguna manera, a las personas, se les hace más fácil tener cierta empatía con ellas, por que pueden ver animales que reconocen en la actualidad como sapos o algo similar a los lobos.

Por último podemos ver los vasos y vasijas antropomórficas, son aquellas que tienen símbolos de las tribus o también están representando figuras de diferentes linajes.

Algunas cosas reprochables sobre la muestra, aparte de por alguna extraña razón poner cuadros contemporáneos rodeando distintas obras originarias, es que justamente a los cuadros de esta época los dejan a lo ultimo, en un pequeño costado poco iluminados como no dándoles importancia algunas cuando deberían ser grandes protagonistas ya que sonpinturas que hace Adolf Methfessel, el típico pintor viajero que documenta los paisajes.

Con esta exposición se espera que la gente conozca algo que no se da muy a menudo. Se pueda ver que siempre el arte, sea moderno o de cualquier otro tiempo, es de ruptura y se expresa teniendo, como se dice en una explicación sobre la muestra, “un fuerte carácter ideológico”.


WEB: Museo Nacional de Bellas Artes

Mario Benedetti murió ayer, 17 de mayo, a los 88 años en su casa de Montevideo. 


Este famoso autor uruguayo quién “salto a la fama” mundialmente con su novela “la tregua”, que después Sergio Renán llevaría a la pantalla grande. Vivo también en la Argentina muchos años de su vida, haciendolo un poquito nuestro. 


Aquí una pequeña poesía de este gran autor.






CERO

Mi saldo disminuye cada día 
     qué digo cada día 
     cada minuto    cada 
     bocanada de aire


     muevo mis dedos como si pudieran 
     atrapar o atraparme 
     pero mi saldo disminuye


     muevo mis ojos como si pudieran 
     entender o entenderme 
     pero mi saldo disminuye


     muevo mis pies cual si pudieran 
     acarrear o acarrearme 
     pero mi saldo disminuye


     mi saldo disminuye cada día 
     qué digo cada día 
     cada minuto    cada 
     bocanada de aire


     y todo porque ese 
     compinche de la muerte 
     el cero 
     está esperando

El sábado pasado, implemente una nueva regla. Se trata de ver todos los sábados a la noche algún film, o a lo sumo dos. De esta manera pensé que el blog no se desactualizara por mi vida facultativa, la cual me tiene bastante atareada.

EDEN LAKE (2008):

Este film me lo comento todo el mundo, maravillados por alguna causa que, hasta el día de hoy, no comprendo.

Va de una premisa muy básica: dos enamorados, Jenny y Steve, apunto caramelo, que se están por comprometer. No tiene la mejor idea de internarse en Eden Lake, un lugar lleno de pinos que tiene un gran lago con una pequeña playa, donde acamparan en su fin de semana romántico.


Ella profesora de jardín trata con niños caprichosos a menudos, pero en este parador va a encontrarse con gente que cruza esta barrera y pasa a la locura total.


Nada del otro mundo, pensando que ya mencionando la palabrita mágica “lake” que nos transporta a “Crystal Lake” empezamos a maquinarnos de que va a salir un tipo con una mascara que va a hacer volar tripas por toda la pantalla, pero no.


Parece que en Inglaterra ya no se usa más esa onda y ahora lo hacen todo con un twist “Realista”… que cae en lo “realistamente exagerado”.


Jenny y Steve acampan en la playa, un grupo de chicos llegan con su perra rottweiler al lugar. El can se pone al lado de la protagonista y le ladra, irrumpiendo en el apacible momento que hasta entonces tenía.


Steve se enoja y le sugiere a estos chicos, que hasta el momento se comportan como unos verdaderos cretinos, que controlen a su perra. Obviamente, después de esto, se enojan mandandolo a la reverendísima mierda y, ojo que esto recién empieza, la perra va y hace sus necesidades a unos pocos metros de ello, marcando claramente que había empezado la "guerra".


Después de te espío, te controlo y te hago las mil y unas, por una mala maniobra sin querer Steve mata a Bonnie, la perra. Este es el punto de partida para la cacería humana, al ver que Brett (líder del grupo) estalla y quiera… matar a la pareja feliz.


Es increíble como a dos personas un grupo de adolescentes les puede arruinar no solo el fin de semana sino que su vida completa. No se ve tanto como una película de terror sino que como algo que cuenta que hoy en día los chicos pueden hacer cualquier cosa, obviamente consternante es la situación.


Con la crueldad que se maneja Brett, que hace, como todo “mentor”, que los demás hagan las cosas por el, obligándolos a dar cuchillazos, filmar y hasta querer quemar vivo a una persona.


Mas que el baño de sangre que tiene Jenny en un momento ya que se pone muy de la cabeza y mata al que se le cruce en el camino, no muestra grandes signos de una película de terror.


“Eden Lake” deja en claro que los chicos no son así por que si, sino que uno, al final de film comprende gran parte de esta ira contenida de Brett. Se trata de la misma ira y el mismo desprecio por la vida de los demás que tiene su padre, cuando lo trata de entupido o lo minimiza. No tiene otro fin que no sea ese.

Hermosos planos aéreos, bien pensados los personajes… pero, el fin es más de “abran los ojos” que de film de terror que estamos acostumbrados todos. Ojo uno se puede aburrir de lo lindo por que la película es circular, empieza a donde termina.


Sólo diré, que... como habré calificado alguna que otra vez en la última de Romero: "mucha conciencia social entre medio de tanta sangre".



pd: a todo el mundo esta película le recuerda a “el descenso” ¿Qué opinan?