Increíble Merton, magia en el piano! Me pareció muy gracioso y a la vez muy creativo, si no lo vieron, checkeen!
Yo quiero que me cante una canción también, con alguna palabra que le tire!

Es verdad que me he retrasado en la crítica de las películas, por miles de motivos que ya conté recién ahora me estoy poniendo al día consumiendo locamente films por doquier, a veces más a veces menos, pero lo que importa es que por fin estoy volviendo a ver


Caso 39.

René Zellweger protagoniza esta película. Quizás prejuzgándola, viendo ese poster que no dice nada uno se prepara para ver un bodrio, una película casi olvidable, sobretodo por tenerla a René de protagonista, nadie se la hace en una película de terror. Si uno ve mejor todas las letritas en el poster se da cuenta de su director: Christian Alvart es un alemán que nos aseguro que esta historia va a tener un buen twist de terror.

Va de una historia sencilla, nada rebuscada. Emily es asistente social (Rene Zellweger) tiene que lidia con miles de casos donde los padres no se hacen cargo de sus hijos, hay violencia familiar, traslado de niños a orfanatos, en resumidas cuentas un trabajo bastante estresante.

Emily estaba en su pequeño box con miles de papeles, 38 casos la rodeaban esperando una solución, su jefe haciéndole la pregunta clave de “cuantos casos tienes” le deja el número 39 con una sonrisa, este va a ser el que cambie el rumbo se la vida de esta asistente social ya que desde ahí todo va a ser distinto.

Al principio se presenta este expediente sobre una pequeña niña, Lilith Sullivan (Jodelle Ferland), casi desamparada, con dos padres con mucha cara de locos, teniendo esos ojos sin alma. Viven en una casa, normal, pero tienen actitudes raras que no se explican al principio. Ellos la miran dormir y les contesta “no estoy dormida”, es ahí donde se van con cara de despavoridos, sintiéndose descubiertos.

Este caso no la va a obsesionar, pero si empieza a investigar por que hay algo que no le cierra en todo este asunto, le parece particularmente sospechoso. Hay escenas que son complicadas, meter a una nene en un horno, por ejemplo, por eso mismo lo hace un película digna. Finalmente los padres van a un loquero y Emily se queda con la custodia de Lilith (¡nombre de demoniaco!) que realmente va a cambiar su vida.

La película trascurre primero en la casa de los Sullivan, con un ambiente casi esclavizador, lleno de ocres y marrones, oscuridad y poca luz. La casa de Emily es la antítesis de esto, llena de colores, alegre, un logar reconfortable.

Tengamos en cuenta la actuación de la pequeña Lilith, Jodelle Ferland, que no es la primera vez que incursiona en estos papeles de niña problema. Recordemos cuando participo de “silent hill” haciendo de una pequeña que se pierde en ese pueblo extraño y lleno de personas bastante desquiciadas.

Caso 39 es una película como ya dijimos digna de ver, ya que nos muestra otra Rene pero no sólo esto, sino que la pone en un pedestal a la pequeña Lilith como la criatura con cara adorable pero con un interior bastante podrido.