Había una vez un imperio llamado “Disney” por su creador, Walt Disney, quien recreo las historias más hermosas y trágicas para adentrar al público a un mundo desconocido lleno de fantasía y crueldad. Su primera idea era tratar de educar al espectador mediante esos films, y donde se lucio más esta teoría fue en “Fantasía”, una película donde todo cobra vida bailando al ritmo de canciones clásica, con el propósito de difundir ese estilo de música. Lastimosamente fue un fracaso impensado que nadie lograba entender. Desde ese momento el castillito Disney se reinvento una y mil veces marcando tendencia e imponiendo nuevos estilos, tanto en lo cinematográfico como en la animación.
En 1975 el estudio se realizó la primera versión animada hasta el momento de Alicia en el País de las Maravillas mostrando una niña blonda que recorría un largo sueño de la mano de un conejo que la llevaba con una reina roja mala, pero entre medio había varias enseñanzas que se dejaban a los pequeños sino también, como está acostumbrado Disney, a los adultos.
Hasta abril de 2007 tuvo que esperar una nueva versión del clásico de Lewis Carrol, en ese entonces el directo ya había cambiado por el renombrado Joe Roth (directivo por mucho tiempo de20th Century Fox) que empezó a lucubrar una nueva idea donde Disney iba a dejar con la boca abierta a todos. No pensó en “Alicia en el país de las Maravillas” sino que también la continuación: “A través del espejo y lo que Alicia vio”. Para este proyecto tan ambicioso tuvo el apoyo de dos personas, en el guión a Linda Woolverton (creadora de historias como “el rey león”) y en los efectos visuales a Justin Pollard ya que este film pasaría a la historia en “Disney Digital 3-D”.
La idea que planteo Linda Woolverton mediante el guión no fue la misma que tuvo Walt Disney sobre Alicia, sino hacer una reversión de la historia mezclando los dos cuentos. Para esta tarea Roth eligió a alguien que estaba en ese momento entre partituras y sangre: Tim Burton en pleno estreno de Sweeny Todd, hace las paces nuevamente con la empresa que lo vio crecer artísticamente y firman un acuerdo para hacer 2 películas en 3-d.