EL DOBLE JUEGO DE ASYLUM
La productora yankee  The Asylum se ha destacado por hacer títulos como: Transmorphers, Snakes on a Train y The Terminators entre otras joyitas. Todo esto nos suena conocido, nos parecen títulos de otras películas famosas, uno se pregunta ¿son parodias? ¿son remakes?  Y finalmente ¿Qué son? Estas películas son iguales que las originales en cuanto al concepto inicial pero suelen variar notablemente en sus argumentos.

Esta empresa empezó a funcionar desde 1997, ya que antes se dedicaban solamente a videos de bajo presupuesto y films de horror. Al no poder competir con grandes estudios como Lions Gate decidieron, en 2005, hacer una remake de “La Guerra de Los Mundos” de H.G. Wells que fue lanza al mismo tiempo que la super promocionada remake  a cargo de Steven Spielberg.
   
Nuestro querido Blockbuster pidió alrededor de 100.000 copias de la cinta, algo que jamás hubieran esperado. Entonces los chicos de The  Asylum quedaron sorprendidos ante este gran pedido y vieron la veta comercial que podía hacer crecer su empresa, a la que no le iba bien con las pelis de terror. En 2007 repitieron esta ecuación y sacaron Transmorphers al mismo tiempo que Tranformers y tuvieron un mayor éxito.

LA ENTIDAD PARANORMAL
Paranormal Entity nos llega a través de The Asilum después de que Paranormal Activity se estrenara. Desde el poster donde se puede ver a una de  de sus protagonistas nos hace pensar en Actividad Paranormal, pero tengamos en cuenta que aunque es la misma idea, los hechos que se van a desarrollar de manera completamente distinta.

El plot es sencillo: espíritu obsesionado con un individuo que vive en una casa inmensa con toda su parentela, alguien hace algo mal y de repente la entidad no puede parar de volverlos locos. La familia esta compuesta de Ellen, la madre, Thomas, el hermano mayor (y casi omnipresente camera-man) y Samantha, de 19 años de edad, es a ella quien va a molestar este espíritu y hacerla quebrarse varias veces.

Sabemos que todo se va a repetir de alguna u otra forma, no va a haber tripas, sangre, pero si gente endemoniada y que se despierta a mitad de la noche. La oscuridad crispa los nervios del espectador y los gritos descomprimen el ambiente anunciando que algo malo esta por suceder.
DE MI ODIO POR PETER JACKSON
Todo empezó un día cuando me presentaron “Bad Taste”, las palabras que le siguieron fueron “es la mejor película de gore”. Preparada para un festín de sangre y buenas tripas, me encontré con algo tibio, algo que no me decía nada. Mis neuronas no enganchaban nada de lo que observaba, porque les parecía un absurdo. No es que las películas gore tengan alguna veta social, pero siempre espero algo más que tripas, por ejemplo: diversión.

Me di cuenta que no había, que todo era plano, que era baratísima pero también que era pobre en su argumento, que era floja… y finalmente que estaba mal y no era la mejor película de gore que existía en el mundo. Si no tendría que pensar que eso era un pequeño insulto para un grande como Herschell Gordon Lewis.

Pensé, reflexione, pero no le encontré sentido… al fin y al cabo a este sujeto no lo iba a ver nunca más, recapacité. Muchos años más tarde, mientras estudiaba crítica de cine, mi profesor sabiendo  sobre mis gusto por el grotesco y el camp me dijo “esta película a vos te va a encantar” (eso de catalogar a la gente no está bueno).

“Meet the Feebles”  algo así como la parte zocarrona y bizarra de Hollywood interpretada por muñequitos como los Muppets. UF! Otra vez una decepción, me seguía sin gustar este tipo, Peter Jackson. El grotesco tiene que ser grotesco pero pasarse de la raya  que siempre está a pasos del género, tantas veces patino que al final le termine poniendo un 2(dos), porque era buena… e hice una extensísima crítica sobre los motivos del profundo rechazo.

Hace poco, mientras que veía las noticias de la mañana, vino el momento de los estrenos, que suelo prestarle mucha atención. Y ahí estaba “The lovely bones”, lo primero que decían era que la chica estaba muerta, pero que contaban su asesinato… me pareció sensata, hasta que escuche ese nombre que desde hace tiempo no escuchaba, mi amigo: Peter Jackson, era quien estaba detrás de la dirección.


LOS TIBIOS Y SUS HUESITOS
La película se centra en la vida de Susie Salmon (Saoirse Ronan - como el pez), que es brutalmente asesinada por uno de sus vecinos. Los primeros momentos me prometían algo más que no  cumplían, la presentación de la pequeña y su familia fue común; papá (Mark Wahlberg), mamá ( Rachel Weisz), abuela (Susan Sarandon), hermanos y un noviecito que estaba dando vueltas… ah! Y no se olviden de algo muy trillado: la “rarita” que ve a los muertos.

Como introdujo al asesino fue brillante: planos cortos y detallando hasta su psiquis totalmente obsesiva y calculadora fue un paso donde acierta y hace que uno pueda disfrutar la película, con confianza, no esperando algo que queda a medio desarrollar.
TERRY GILLIAM, UN TIPO CON MUCHA IMAGINACIÓN
Gilliam es un genio de la cinematográfica, adorado por casi todas sus magnificas películas donde nos presenta sub-mundos, sub-vidas…  y nosotros obramos de espectadores pero también de niños que están frente a una paleta gigante de todos los colores mas luminosos que vamos a ver en nuestra vida. Esa atracción que solo pasa con unos pocos cineastas aparece en las películas de este hombre, apreciado por la critica y todos los cinéfilos, hasta los más excéntricos.

Con el tiempo descubrimos que Terry tiene alguna fijación con los grandes cuentos para niños. Ya fuimos testigos de su retorcida versión de “Alicia en el Pais de las Maravillas” al ver “Tideland”, también cuando contó la vida de los hermanitos Grimm creadores de Hansel y Gretel (para refrescarles un poco al memoria).

Con esa impronta oscura y asombrosa nos lleva por el mismo camino en “The Imaginarium Of Doctor Parnassus” (titulo muy largo!) que nos lleva a recorren distintas imaginaciones de sus personajes que pasan y abren sus mentes para ver cuan codiciosos, brutalmente borrachos o simplemente personas que viven en un mundo perfecto derrumbándose a cada paso que dan sin saber donde escapar.
  


PERCANCES DE LA FILMACIÓN 
Después de esperar tanto tiempo, precisamente desde el 2005, por fin este maravilloso director había vuelto. El que se puso la película a cuestas con un personaje ambiguo fue Heath Ledger, o su personaje de “colgado”. Ya había demostrado ser un gran interprete y fue nuevamente elegido y protegido por la ala amable de Gilliam.

La traba más grande de este film, fue que su protagonista, y una pieza fundamental en el desarrollo de la historia, muere en la vida real de una sobredosis (¿?) en un departamento muy lujoso del SOHO newyorkino, Gilliam no desprevenido y con grandes ideas… ideo algo que hasta que no o vimos no lo criamos; para reemplazar a su actor principal solicito la ayuda de tres estrellas – Johnny Depp, Jude Law & Collin Farell.


SOBRE PARNASSUS Y SU IMAGINACIÓN

Terry Gilliam nos tiene acostumbrados a pensar en un mundo paralelo, donde solo podemos ingresar por la mente de este individuo. Las imágenes son hermosas, su poética fluye de un modo especial, no sólo por ser una película casi liberadora sino por saber todo el trasfondo que hubo en su rodaje, por algún tiempo parado.