Factory Girl nos adentra en esa vida de excesos y glamour, centrándose en la figura de la estrella más conocida: Edie Sedgwick. Era aquella que en NY imponia tendencia con su corte de cabello, sus cejas tupidas y un lunar en el medio de su mejilla.

Al conocerse Andy Warhol y Edie se hicieron íntimos, era una especie de inseparable dueto artístico. Ella la inspiración y el era el artista que plasmaba geniales ideas. Screen Test por todos lados y para todo el mundo, el celuloide volaba con facilidad ya que Andy siempre que  conocía a alguien enseguida propinaba un: “quiero tenerte en una película mía”.

SOBRE SUS PERSONAJES

En este film Sienna Miller sorprende, por que deja de ser solo una cara bonita y se pone en la piel de esta sufrida “Warhol Super Star” llena de excesos, alcohol y muchísima droga. También no dejemos de lado algo bastante interesante: el parecido de la actriz con la verdadera Edie, reforzado con gestos, miradas y poses.

Contando la vida de este ser tan frágil que nunca la paso demasiado bien y quein batisino su propia muerte diciendo que nunca llegaría a tener 30 años, ya que una gitana se lo había dicho.