Este documental hecho en el 2003 en Esquel cuenta la historia de un pueblo que lucho contra algo que iba a usar litros de agua sino también cianuro: una empresa canadiense que ganó la licitación para explotar una mina a 7km de la ciudad, donde todo funciona correctamente.

 El 41% de la población está debajo de la línea de pobreza, algunos pobladores pensaban que esta mega empresa podría dar trabajo para aquellos que no lo tenían, que querían que sus casas en eterna construcción pudiera ser finalmente terminada con un sueldo magro, teniendo una verdadera fuente de trabajo… no simples changas que varían con el tiempo, sin ser algo concluyente.

Con una excelente dirección de la mano dePablo D’Alo Abba y Cristian Harbaruk esta suerte de libro filmado de la lucha de los pobladores nos cuenta como no sólo las empresas extranjeran se apropian de lo ajeno, como es en este caso al explotación de una mina de oro, sino que también  se llevan mucha plata, todo este al módico precio de lo que plantea la minera a cielo abierto, un desastre ecológico sin medidas.


“Poder que mata” es una película protagonizada por Naomi Watts y Sean Penn bajo la dirección de Doug Liman que narra el escándalo político que sucedió en la administración Bush cuando de alguna manera tenína que justificar la invasión a Irak y la caída del régimen de Saddam Husein.


Las mentiras salen y entran de la Casa Blanca, donde el futuro del mundo se planea todos los días. En la CIA, casi en un sótano, esta Valerie Plame, agente encubierta que va de un lado para el otro en distintas misiones donde cree saber una verdad: en Irak no hay armas nucleares solo pobres físicos que son obligados a trabajar en un campo sin pensar en una carrera armamentista.

Valerie se debate entre su vida personal y la privada, diciendo que trabaja en una pequeña empresa, en un puesto bastante aburrido. Mientras que su marido Joe Wilson, ex embajador estadounidense, reacciona y refuta a todos los amigos de su mujer.

Con este ímpetu también Joe quiere poner en jaque al Gobierno Norteamericano, no midiendo las consecuencias de un artículo publicado en el diario más leído de todos los Estados Unidos. Sin esperar que el ataque de la prensa amarillista y "patriotica" sea feroz y que Valerie perdería el trabajo.

AHORA SABEMOS LA VERDAD:
Inglaterra, en un bello barrio un señor y una señora se dice todos los días “hola” y un par de verdades. Se van de sus hogares, que están uno al lado del otro, y es ahí donde los jardines empiezan a tomar vida.

Los rojos y azules son letales enemigos, siempre buscan hacerle daño al otro, una especie de revalidad absurda como la que tenían los Montesco y los Capuleto pero con gnomos de jardín hechos en cemento, pintadas sus boquitas pero enfurecidos con sus vecinos.

Sí, es como la clásica historia de amor que nos supo contar William Shakespeare pero sin todo el drama. Esa película tiene un punto de vista divertido, movilizador y en los 85 minutos que está en pantalla a todo 3D solamente podes reírte de los miles de gags que tiene.

TÉCNICA TÉCNICA TÁCTICA:
La producción estuvo a cargo de Elton John, parece que esto le hizo tener un toque de glamour y contar con todo el repertorio musical de este astro.

Fui a ver Scream 4, totalmente descepcionada.

El hecho de escuchar la vendedor de humo más grande la vida, Wes Craven, diciendo que esta película iba a ser algo REVOLUCIONARIO, iba a explotar el género como lo supo hacer Scream, quizás hizo que se esperará algo más de esta cuarta parte.

Siempre al mando del guión Kevin Williamson , pasa totalmente desapercibida, como una película de terror cualquiera. ¿Por qué? Aparte de hacer chistes autorreferenciales (muchos) y burlarse poco más no sólo del género sino también de la gente que lo ve, el tema primordial es que… en menos de 15 minutos uno sabe quién es ghostfaces, por millones de obviedades.
Santiago Segura se tardó 5 años para guionar, engordar, filmar, dirigir, producir y editar Torrente 4 en 3D. Voy a decir a viva voz que me pareció genial por cómo maneja la sátira que la reinventa a su medida mezclándola con lo grotesco, la grosería instantánea que da de nuevo vida a este personaje tan siniestro.

Recapitulemos: Torrente 3 realmente fue un fiasco, nos quedamos con muchas ganas de más, porque esa película era algo… algo que no encajaba en los propios cánones del policía más corrupto y mal educado de todos los tiempos.

En esta nueva entrega, el Sr. Santiago Segura presenta una desopilante historia donde él, Torrente,  finalmente cae preso y quiere salir de la cárcel a como dé lugar. Recuperando esa esencia que en algún momento perdió, ahora está peor que nunca o mejor, como uds. quieran.