La vida de Walter: un castor maldito puede poseerte

La doble vida de  Walter, es una película dirigida por la premiada Jodie Foster, quien comparte cartel con, el ahora marginado, Mel Gibson.
Esta historia es compleja,  Walter (Mel Gibson) en un momento de su vida fue un empresario de juguetes exitoso, alguien con quien se podía charlar, bromear, pero de repente, se apagó esa luz y quedo en las sombras  atascado.

Su esposa harta de convivir con una especie de zombie finalmente lo echa. Walter no responde al más mínimo estimulo, esta como muerto…  si fuera una planta podríamos decir que no está haciendo la fotosíntesis correctamente. El se va, se aleja de su familia… en el baúl pone cosas aleatorias, un wisky, y un títere/castor, su no vida ahora tiene menos sentido que antes.

Esta pareja tiene dos hijos: uno anota compulsivamente cosas que no tiene que copiar de su padre, el otro es más pequeño, un nene que en la escuela no juega con nadie  y todos se burlan de él.
Walter concibe de alguna manera extrañar salir de esa depresión por medio del títere/castor, que lo acompaña a todos lados. Con una tarjeta se presenta “es un títere medicinal” cuan placebo gigante que hace las cosas que él no está dispuesto a hacer, ya que esta realmente cómodo en ese rincón oscuro de la vida.
Su vida empieza a ser plena nuevamente: se convierte en un empresario exitoso, tiene sexo (bastante) con su mujer, su hijo menor lo adora, el más grande casi que lo empieza a registrar.

La doble vida que lleva es insostenible y tiene que elegir entre ser el, ser un castor o simplemente darse a la fuga.

Los perosnajes principales están tan bien desarrollados, parecen únicos, verdaderos, totalmente palpable, como si el verdulero un día tuviera un muppet en una mano. Mel Gibson aflora con una personalidad totalmente oscuro, cínico y parco. Jodie Foster es una workaholic que no soporta en lo que termino su familia. Este guión es Kyle Killen lo hizo un cuento y después lo trasformo en esta historia ¿en qué momento? Mientras esperaba tener un hijo.

Entonces ¿puede ser que la depresión sea algo inherente a uno? que está ahí en todos nosotros como dormida pero que en algún momento se despierte mostrándonos toda su furia, quizás siendo sin ser. O también está el otro lado: que un castor nos arruine la vida o nosotros elijamos arruinárnosla porque somos una caja vacía que jamás llenamos. 


Duración: 91’
Apta mayores de 13 años con reservas

0 Anteojudos diferentes!: