Las marimbas del infierno: un historia comicamente triste

Es una historia de bajo presupuesto y filmada en un par de días, los protagonistas, cuenta el director Julio Hernández Cordon, son sus amigos, los conoció de casualidad por la vida haciendo otro film. La historia es algo delirante pero no deja de ser graciosa en ningún momento con algunos toques de nostalgia, de lo que fue y ahora no está más, ni tampoco se puede recuperar.

La marimba, un objeto casi arcaico de la música típica de la región, es como un xilofón gigante, que se lleva como un cajón. Su propietario Don Alfonso, toca sin ningún buen resultado, va a los restaurants llenos de extranjeros pero nadie lo percibe. Para colmo de males, el piensa que los matones le va a quitar este elemento tan preciado, y lo lleva con el a todos lados.

Un día se da cuenta que lo que es más popular es el rock y eso quiere hacer. Primero tiene que esconderse en un buen lugar donde no lo encuentre, para eso… se topa en su camino con Chiquilin, un joven marginal que vive a las corridas para que no lo puedan atrapar y darle una golpiza.

Estas dos personas van a  empezar a lucubrar un plan casi maléfico: una banda de rock con una marimba de acompañante. Precisamente cuando piensan en esto, recuerdan, vagamente, al líder guatemalteco por excelencia de las bandas black metal, Blacko, ex satanista documentado decide sumarse al proyecto con una ganancia a favor de 70%-30%.

Como se muestran las imágenes son cálidas, de vez en cuando algún plano un tanto poético que remonta  a la melancolía, a la tristeza de los protagonistas, otro recurso que usa mucho Hernandez Cordon es el fuera de cuadro, donde la historia pasa… donde nosotros solo podemos escuchar lo que se dicen pero sin verlo.

Lo que se muestra en todo momento es la  realidad Guatemalteca en clave a veces  de sátira, de protesta en algunos casos y finalmente reflejando lo que pasa con una placa negra y letras blancas diciendo “le dedico esta película a todos los que luchan por un sueño en este país”.

El film con muchos momentos cómicos, tiene algo de melancolía pero también demuestra que las cosas no son para nada fáciles, que simplemente pasan, muchas veces, desapercibidas por que no se ajuntan a lo que el público está acostumbrado. 


Salas
Cine Gaumont 
13:00 - 16.25 - 19.50 hs
Cine Cosmos UBA
del 16 al 19 de junio
22.15 hs

Duración
73 min

0 Anteojudos diferentes!: