Lázaro: no mires más fantasmas

Lazaro y Laura son hermanos, viven en una casa que comparten desde que nacieron. Sus papás fallecieron y su hogar se convirtió en una entidad, llena de recuerdos que de vez en cuando vuelven.

Ahora ella trabaja en el chino, gana bien, Lazaro (que jamás sale de su casa) tiene la convicción de que en realidad se acuesta con su jefe, pero ella se lo niega una y otra vez, también le repite que “ojala fueras chino, así trabajarías” pero él… se dedica al arte de capturas imágenes, revelarlas, poner el living en un rojo vivo.
 Tiene un asistente (de la vida) que se llama Sergio, está convencido de que va a encontrar algo genial para sacar fotos. Esa cosa, añorada, casi soñada, que inspiraría a cualquiera, a admirarla. Que no termina siendo una cosa… sino Marga, mujer de medias negras con vestidito purpura.

En ese momento hubo un choque de varios planetas: Lázaro se quedó simplemente sin habla, sin aliento pero con erecciones, no así como Laura que tenía una ira, era casi una fuente de reproches contra “esa” que parecía más prostituta que camarera.

Florencia Berthold nos muestra este abanico de personajes, muy coloridos y sanguíneos, no se queda sin decir nada. La directora de esta obra imparable, no sólo la enlaza extraordinariamente sino que también cuenta con un espacio reducido, el que agranda y achica a su antojo, el manejo del espacio es muy importante. A veces se siente que uno está encerrado en una jaula, que no puede salir, que lo invade el sol… que no es libre.



La fotografía es parte de los recuerdos, las luces que brillan, se apagan, cambian de rojo a azul hacen que uno se sienta ahí, que este al lado del protagonista, a la par… diciendo “mira… mira esos fantasmas”
Los hermanos sean unidos, decía un dicho, pero también se dice que los de afuera los puede devorar.

En esta relación simbiótica que se presenta entre Laura y Lázaro  desencadena gritos, recuerdos, traumas… siempre con la ayuda de su buen amigo Sergio que es un disparador de situaciones constantes, es él que escribe en su cuadernito compulsivamente acciones cotidianas que algún día las trasformara en un libro.

Algo se rompe entre los hermanos y empieza a crecer un odio inusitado en el  vientre de  Laura, ella ya no quiere más a nadie. Su hermano, herméticamente cerrado al vacio empieza a querer salir, a correr a Marga por los pasillos, a dejar esos lentes absurdos que le tapan la visual, y lo hacen más ciego de lo que está.

¿Qué lo puso en esa situación?

Lázaro, levántate y anda… porque sos una persona más allá de tu hermana, más allá de tu casa, de tus anteojos, de tu máquina de fotos, de tu amigo Sergio.

Una tragedia, cierra el círculo de esta tragedia que se venía contando desde el interior de esa siniestra casa, que los hunde a todos de a poco, con un sentido del humor, agrio, ríspido…


¿Quienes fueron?:

Escrita y dirigida: Florencia Berthold
Actuantes: Guillermo Berthold, Nicolas Goldschmidt, Lorena Muñoz, Lucila Németh
Vestuario: Isabella Kicherer
Diseño de luces: Juan Fernández
Sonido: Joaquín Macedo
Fotografía: Maren Henke
Utilero: Isabella Kicherer
Diseño gráfico: Maren Henke
Asistencia de dirección: Maren Henke
Prensa: Flavia Salvatierra


Teatro EL GRITO - Costa Rica 5459 - Capital Federal -
Teléfonos: 15-4-989-2620
Entrada: $ 40,00 y $ 25,00 - Sábado - 23:00 hs

3 Anteojudos diferentes!:

Pabela dijo...

Suena buenísima! voy a ver si puedo ir a verla! Hace tanto que no voy al teatro!

Juli Monster dijo...

Viste! Hay que empezar a ir al cine... esta muy buena la verdad!
Es una buena historia, intrigante, con mucho humor acido!


saludines!!

Juli Monster dijo...

muy bueno... puse "hay que empezar a ir al CINE" en vez de TEATRO! jajajaj genial lo distraída que soy a veces!