The expendables 2

En la primera parte, dirigida por Stallone, hubo un poco de decepción. No sólo por que el argumento que era MUY blando y se deshacía de la nada, sino también la poca acción generada por los protagonistas. En cuanto a la narración nadie esperaba un texto sheakspereano, salvo un poco de humor con algunas frases de puro macho.

Este es un nuevo comienzo de la que se proyecta como una interminable saga de acción. En Expandables 2 están todos los héroes de los 80s con los que soñabamos algún día nos guiñaran el ojo y nos enseñara patadas voladoras. En este film de acción, en la que todo el tiempo las cosas vuelan, no por que sean pájaros justamente, es un rejunte interminable de frases hechas, y  una trama repetida torpemente.

Acá van a ver pura acción retro/vintage de los años que nos invadieron las calzas y remeras flour (no, ahora no... 20 años atrás)

Con un elenco sacado del sueño más bizarro de todos los tiempos, se juntan: Schwarzenegger, Jean-Claude Van Damme, Bruce Willis, coronandolo con la increíble y mística aparición del hombre que es una celebridad entre los memes hoy en día: Chuck Norris. Agreguemos una pizca de los indestructibles anteriores y queda un lindo rejunte de 103 minutos. 


Expendables 1 vs Expendables 2 

El caos se apodera del film en los primeros dos minutos  y la locura, claramente, del guión. Hay un gran leit motiv en la película: hay que ser los héroes más machos del mundo. Junto con esto se mezcla el delirio, la auto-burla, el saqueo del buen gusto, haciendo un enigmático combo de explosiones con un par de chistes buenos.

Simon West fue el encargado de llevar la dirección de esta oda interminable de testosterona. Este buen hombre fue el que dirigió Tomb Raider, Con Air, hasta llegar a películas como "El mecánico"  (de las cintas menos geniales del buen hombre ingles Jason Statham) Teniendo los elementos (un poco) claros, hizo lo esperado:  magnificó la acción, no sólo con miles de balas, sino que a si mismo modo utilizo planos estúpidos ensalzados con acciones aun más estúpidas.

Esta claro que lo que le ponía Sly era mucha más solemnidad, tranquilidad... pero Mr. West va directo a la acción sin ningún tipo de tapujos, importándole un rábano la historia y lo que se cuenta; lo único que interesa es pavonear a las estrellas caídas del firmamento ochentero.

Las explosiones estan a la orden del día, también con un efecto particular donde la sangre explota en la pantalla (como si estuviera preparado para 3D). Antes de eso, siempre vemos volar alguna persona, mientras tanto se detona una bomba que hace explotar los vidrios en miles de pedazos. Una muy linda imagen, llena de masculinidad, que hace las delicias del publico.

En esta ensalada rusa (y de otras nacionalidades) se le da al publico algo chato, sin mucho contenido, ni mucho menos sorpresa. Al ser una película tan descontracturada,  la hace no tener todavía una personalidad definida. El director claramente no tiene una marca como si su antecesor, que hacía unas panorámicas hermosas, pero tampoco sin encontrarle el twist que haga que The Expendables sea reconocible. Su casi infinito cast de más de 10 protagonistas,no aporta nada. Deja a ninguno sin protagonismo, pocas veces se lo escucha decir algo relevante a alguien que no sea Van Damme o a Sly.

En la primera parte, el co-equiper total y absoluto fue Statham, sin tener mucho feedback con la gran estrella protagonista. Esta vez lo dejaron de lado para poner al entrañable Dolph Lundgren que en la uno fue una especie de figurita cromada que dijo 2 palabras. Su personaje no sólo se destaca por hacer los chistes sino contar un poco de si: un loco científico que quiere explotar todo. Casualmente es ahí donde la realidad se mezcla con la ficción: aunque no lo puedan creer el enemigo acérrimo de Rocky es ingeniero químico, antes de ser abducido por la gran nave hollywoodense.

Aunque con fallas ¡The expandebles 2 termina siendo un  buen entretenimiento! No le pidamos peras al olmo. 

0 Anteojudos diferentes!: