Pathology (2008)

Por alguna extraña razón, un domingo a la tarde me puse a ver una película, un breve descanso después de estudiar historia del arte.

Pathology fue lo que elegí, una decisión incorrecta, desacertada.

La mano viene así: Tobby (Milo Ventimiglia) es introducido al hospital de la ciudad, como siempre están los estereotipos, el tontito amiguero, el loquito desquiciado, la que es más fácil que ganar algo en una tapita de coca-cola. En este sanatorio, todos estos muchachos están haciendo la residencia en la morgue, de la cual tienen total acceso. Tobby, con su novia de high-class (interprestada por Alissa Milano) y todos sus conocimientos se encuentra con cinco personajes que lo acopañaran en esta loca aventura de adrenalina. Estos doctorcitos lo llevaran por el mal
camino, que desembocara en un juego macabro que consiste matar a una persona y que los otros cuatro adivinen como. Uf! Pero que divertido che…

La verdad, una idea basada de alguna manera en lo que hacían dos enfermeras (Gwen Graham y Cathy Wood) mientras que jugaban a palabras cruzadas y mataban a ancianos en un hospital, pero estas de verdad. Nada original la visión que tuvo Marc Schoelermann sobre este tema.

No obstante, con este argumento todo empeora cuando vemos las actuaciones. La que hace de loca es una reventada muy reventada, y el que hace de desquiciado está ya muy fuera de su eje, el problema es que todos los personajes están en una calentura tan grande que en sus actuaciones se nota mucho, pero con cualquier, sea hombre, mujer, pato, reptil, no importa su procedencia.

Digamos que la dirección no le aporta algo al guión en cuanto a los planos, son todos muy básicos al principio hay una leve intervención con una cámara con poca cadencia, pero tampoco es para decir “ah, mira como le puso ganas al film”.

Hay problemas graves, por ejemplo: el montaje es paupérrimo. Sepamos que cada vez que una película no hay con que remontarla, siempre ponen escenas de sexo explicitas a más no podes (casi poniendo la cámara en algún útero). Esto pasa todo el tiempo, sin ningún motivo. Para colmo, a Milo Ventimiglia le tenemos que ver el trasero no sólo una vez sino algo así como cinco, muy poco entretenido tanto para la visual de una mujer como de un hombre.

No obstante hay muchos pechos, pechos y más pechitos.

En resumen; esto es como una bandita de médicos forenses calentones, precoces y un poco siniestros. No hay nada extraordinario para decir, porque simplemente no es una película que se resalte del resto.

Entonces, después de todo, me pregunto: ¿Porqué la vi? Si es como una patada en la frente.


4 Anteojudos diferentes!:

Anónimo dijo...

si, la pregunta es valida...

¿para que ves estas peliculas? jajajaj

de mala que sos, porque SABES que va a ser mala... desde el poster.

al menos, la proxima subi fotos de los pechos

=P



wah!

JuliMonster dijo...

No se, quería hacer un poco de relaxovisión pero... me enfrente con el culo del actor principal.

HORRIBLE!

Lo único que puedo decir a mi favor es que estaba muy cansada! NO... ese poster, igual... no se eh, no garpa nada.

Pero bueno, estaba ahí y la mire!

Wah! deja de estar cochino! no pidas los pechos de las locas de este film por favor!

Anónimo dijo...

che era taaaaan mala en serio??
vos decis q es desperdiciar mi sagrado tiempo el verla??
porq tu odio me dio curiosidad: realmente puede ser algo TAAAAN MALO???!!!

juli :P

JuliMonster dijo...

No es odio, sino una apreciasión de la situación paupérrima en la cual esta la película que no tiene pie ni cabeza!

Odio no! detestar quizás es lo que se le puede sentir por crepúsculo y la saga de la señora que sueño y escribe compulsivamente. Ojo, escribe solamente diálogos, cla!... así cualquier escribe y lee.

Que fácil!